Animal de compañía, mascotas y celiaquía

Animal de compañía, mascotas y celiaquía

¿Alguna vez has pensado si tu mascota también puede ser celiaca o tener algún otro trastorno relacionado con el gluten? Algunos piensos contienen esta proteína que puede estar afectando a tu pequeño amigo.

Ser celiaco o tener otros trastoros relacionados con el gluten es algo cada vez más normalizado. Encontrar el sello “gluten free” en los alimentos, por suerte, va siendo más sencillo.

Pero, ¿y la comida para animales? Seguro que cuando ofreces “comida humana” a tu perro o a tu gato lo haces con la mejor intención pero lo que no sabes es que puede no sentarle demasiado bien

¿La celiaquía afecta sólo a los humanos?

2135_Animal Compania.png

Por naturaleza, perros y gatos son animales puramente carnívoros. Según sus necesidades genéticas no necesitan ingerir hidratos de carbono en su dieta ya que su sistema digestivo no ha evolucionado para digerir proteínas vegetales como el gluten.

Aun así, es curioso ver como en la mayoría de piensos para animales domésticos, el cereal es un componente que no suele fallar.

Aunque generalmente se asocia a la genética, cualquier animal puede sufrir esta intolerancia a lo largo de su vida. De todos modos, el Setter Irlandés y el Samoyedo son las razas de perro más propensas a padecer celiaquía.

Cómo saber si tu perro o tu gato es celíaco

2135_Animal Compania 2.png

No hace falta ser veterinario para darte cuenta de que tu mascota no se encuentra demasiado bien. Si le observas alguno de estos síntomas, ¡presta atención! Podrías tener una mascota celiaca:

  • Picor: Si se lame más de la cuenta, especialmente su trasero, o se arrastra rozándolo por el suelo más de lo que lo normal, ¡alerta, tu mascota puedes ser celíaca!
  • Vómitos y diarrea: Si ves alguno de estos síntomas después de comer es probable que sea porque su barriga no tolera el gluten.
  • Dificultad respiratoria: El gluten también puede afectar a las vías respiratorias. Inflamación, picor y estornudos pueden ser los síntomas.
  • Convulsiones: Si tu perro o gato ha sufrido los síntomas anteriores, pero no le has dado mucha importancia es probable que acabe convulsionando. ¡Corre al veterinario!

Si tu animal de compañía presenta alguno de estos síntomas y el especialista te lo confirma, no lo dudes ¡pásale al pienso gluten free! Encontrarlo en cualquier tienda veterinaria es más fácil de lo que piensas y tu mascota seguro que te lo agradecerá.