Sorgo: el mijo con extra de fibras vegetales

Sorgo: el mijo con extra de fibras vegetales

La cocina internacional usa el sorgo desde tiempos inmemoriales. Este valioso cereal de la familia de las gramíneas ha conquistado ahora también la cocina sin gluten, donde ha resultado ser todo un multitalento.

Los panes, pizzas y la pasta integral hechos con sorgo ya son una realidad gracias a las excelentes propiedades de este tipo de mijo.

Sorgo: un trotamundos con una historia ancestral

Article300505_7369.jpg

El sorgo ya se consideraba un cereal ancestral en la Antigüedad. La historia del mijo sorgo se remonta a mucho tiempo atrás: por ejemplo, en India, este cereal ya formaba parte de la "comida diaria" hace 4.000 años. También en China y África era habitual el cultivo del sorgo y, a comienzos del siglo XVII, este "tesoro de oriente" inició su viaje hacia América.

Entre los múltiples tipos de sorgo, la llamada sahína (Sorghum bicolor) es la más conocida y la que más se cultiva. Esta especie es el tipo de cereal más importante de África, pero también es muy apreciado en el sur de Asia, Centroamérica y el sur de Europa. Buscando materias primas de mejor calidad y, por lo tanto, también las mejores zonas de cultivo para sorgo con garantía de no contener gluten, pusimos rumbo a África del Este. El sorgo que usamos en nuestros productos sin gluten procede exclusivamente del cultivo sostenible y sometido a estrictos controles de nuestros agricultores oficiales fijos. 

Nuestro producto integral favorito: el sorgo

Article300505_7374.jpg

En el sorgo hemos encontrado una materia prima sin gluten excelente que, gracias a sus múltiples fibras y sus importantes sustancias, es el complemento ideal para nuestras recetas. La harina sin gluten hecha de sorgo hace que nuestras mezclas para preparar pan y los panes ya preparados sean deliciosos y ricos en vitaminas y similares. Esta gramínea está presente, por ejemplo, en  Pan de Molde Vital, en Pan de Molde con Cereales y en Pan Payés. El sorgo también es un ingrediente fijo de nuestras recetas de pasta integral y ha conquistado el corazón de nuestros desarrolladores de producto, ¡disfruta de nuestra Pizza Veggie ai Cereali!

"Te brilla el pelo" con el sorgo

Article300505_488716759.jpg

El sorgo es un verdadero producto milagro de belleza, ya que este tipo de mijo es famoso por mejorar la piel y el pelo. En nuestro ranking de supercereales, el sorgo obtiene una elevada puntuación. Lo más destacado de esta gramínea es su elevado contenido en fibras vegetales y la proteína vegetal de gran calidad. Además, también aporta cantidades sustanciales de hierro, fósforo, vitamina B, cobre, mangano y silicio. «Eres lo que comes», y no hay nada más cierto: dentro de una alimentación integral en la que los alimentos se valoran según lo que aportan a la salud y bienestar, el sorgo es un remedio natural contra la acidez de estómago y los dolores de estómago y cabeza. Al parecer, también tiene un efecto positivo sobre el corazón y la circulación.

Sorgo: una estrella de la cocina internacional

Article300505_15508105.jpg

El sorgo sigue siendo un elemento poco conocido en nuestras latitudes y es probable que no seamos capaces de encontrar este valioso cereal en la tienda de la esquina. No obstante, merece la pena hacer un pequeño esfuerzo y buscarlo, ya que este grano de sabor ligeramente dulce merece ser incluido en nuestra alimentación. En la cocina africana (y en parte de la asiática), el sorgo es uno de los cereales más importantes del pan. Los panes árabes, papillas y sémolas, o la cerveza sin gluten, quedan deliciosas con sorgo.

El motivo de que el sorgo sea tan popular en África es porque este tipo de mijo tiene una piel muy gruesa, desde un punto de vista climático. Tolera muy bien el calor y, cuando hay amenaza de sequías, puede incluso interrumpir su crecimiento. En lo que respecta a las características del terreno, el sorgo no es nada exigente y, aún así, tiene un crecimiento rápido que le permite alcanzar incluso los cinco metros de altura. Su cultivo es muy similar al del maíz, da panículas con granos pequeños, un poco más grandes que los del bledo. De esta gramínea también se conocen múltiples variedades: blanca o amarillo pasando por rojizo o marrón, como la sahína, así de amplia es la gama cromática de los granos.