Avena - Tras la huella de un cereal subestimado

Avena - Tras la huella de un cereal subestimado

Deliciosa, intensa y aporta energía. La avena es un verdadero todoterreno entre los cereales y aporta una interesante variedad a la dieta sin gluten no solo en cuanto a sabor, sino también por su perfil nutricional.

Sí, pero... Siempre se ha dicho que la avena tenía gluten; no obstante, la realidad es que esta materia prima de gran valor se excluyó de la alimentación sin gluten sin motivo alguno.

Aunque, por naturaleza la avena no tiene gluten, tiene cierto sentido el hecho de que se cuestionase durante mucho tiempo la adecuación de este producto para una dieta sin gluten. Los motivos son, por un lado, que algunas personas simplemente no digieren la avena y, por otro lado, que los campos de cultivo de la avena solían estar en el medio de otros donde sí se cultivaban cereales con gluten como el trigo.  En Schär no utilizamos esta avena que puede haberse plantado cercana a campos de trigo u otros cereales con gluten. Para poder utilizar la avena en nuestros productos, contamos con agricultores y campos de cultivo oficiales que nos dan garantías absolutas.

Avena: un ingrediente innovador de gran tradición

Article6_Haferflocken in Holzschuessel

La avena forma parte de la alimentación de los habitantes de Europa central desde hace ya muchos siglos: en la Edad Media, llegó a ser incluso el cereal más importante. En la actualidad la avena está experimentando un verdadero Renacimiento, y no solo para la alimentación sin gluten. Su significativo valor energético (100 g de avena contienen unas 353 calorías) y los importantes ingredientes que contiene consiguen que se aceleren no solo los corazones de los deportistas. Sobre todo aquellas personas que cuidan de forma especial su alimentación, pero que también quieren disfrutar como cualquiera, apuestan por este cereal fácil de digerir y con un sabor único.

También nuestro departamento de investigación y desarrollo está encantado con esta innovadora materia prima que, en nuestro caso, obtenemos de un cultivo 100 % sin gluten. Para poder garantizar la pureza y la calidad de la avena, solo la adquirimos procedente del cultivo controlado y sostenible de nuestros agricultores oficiales en Oriente Próximo. En nuestro caso, la avena es una materia prima muy innovadora puesto que, además de sus excelentes propiedades nutritivas, aporta un nuevo perfil de sabor a la gama de productos sin gluten. También, la investigación de la avena, junto con el mijo y el alforfón o trigo sarraceno, forma parte del proyecto interregional europeo iniciado por Dr. Schär RE-CEREAL.

Nuestros productos favoritos de avena

Lo sabroso y nutritivo que puede resultar este supercereal lo demuestran las galletas Schär de avena con su elevado contenido de avena integral que las hacen de lo más crujientes. La gama de productos que contienen avena también incluye el Choco Müsli, famoso por ser el desayuno perfecto para los más golosos y la dulce Fruit Bar para tomar como tentempié.

Para los cocinillas: la avena se puede usar con gran facilidad en diversas recetas. Sobre todo, la del tipo avena es perfecta y muy sabrosa para preparar copos de avena sin gluten para el muesli preparado por uno mismo o para barritas de muesli caseras. Este supercereal está disponible en muchas formas diferentes, como concentrado o salvado de avena. Pero también se puede encontrar integral: así se consigue que el pan o las galletas caseras queden más crujientes, con más sabor y le da una fantástica corteza bien hecha a cualquier producto horneado.

Avena: a la cabeza del ranking de supercereales

La avena no solo aporta mucha energía, sino que, además de importantes cantidades de vitamina B, cinc, hierro y magnesio, también tiene una elevada proporción de aminoácidos esenciales y grasas vegetales naturales. Estas últimas son muy fundamentales gracias a sus múltiples ácidos grasos insaturados, como el ácido oleico y el linoleico, que ayudan al corazón y la circulación y, además, estimulan la función de varios órganos, sobre todo, como "alimento para el cerebro". Comer avena hace que se tenga una sensación de saciedad más prolongada, consecuencia de las fibras vegetales que contiene. En especial, el betaglucano estimula el intestino y, algo extensible a la alimentación rica en fibras vegetales, consigue equilibrar el nivel de azúcar y colesterol en sangre. Frente a otro tipo de cereales, la avena tiene una mayor concentración de proteína vegetal, casi un 12 %

¿Qué tal se digiere la avena?

Hablando de proteínas vegetales, uno de los componentes proteicos de la avena es la avenina, apta para la alimentación sin gluten, aunque una pequeña parte de las personas afectadas por celiaquía reacciona con sensibilidad ante la prolamina de avenina. Su composición, la cadena de polipéptidos, es similar a la de otros tipos de cereales con gluten. Pero no hay de qué preocuparse: en la mayoría de los casos, las molestias que pueden aparecer al comienzo de ingerir avena son debidas a la gran cantidad de fibras vegetales que contiene este producto. Las personas que no las suelen consumir pueden sufrir de forma puntual gases, dolor de barriga o sensación de presión y saciedad debido a la elevada ingesta repentina de dichas fibras vegetales. Por eso se recomienda ir "poco a poco" e ir incrementando de modo paulatino la cantidad de avena. La recomendación general es no consumir avena en un primer momento tras el diagnóstico y esperar a que los valores de los anticuerpos en sangre recuperen su nivel normal. Es decir, como mínimo, se debería esperar 6 meses tras haber sido diagnosticado antes iniciar su consumo; y después de ese tiempo, hacerlo poco a poco y bajo supervisión médica.

La avena bajo la lupa de los expertos

Article71_Frau in Labor vor Microskop

Desarrollamos y fabricamos productos sin gluten desde hace casi 40 años siguiendo los estándares de calidad y seguridad más elevados que incluyen, por supuesto, la mejora continua de los productos. Para ello hemos creado un departamento de investigación y desarrollo de elevada especialización centrado por completo en la innovación del producto y la investigación de nuevas materias primas, avena incluida. Nuestros especialistas, científicos, médicos y representantes de sociedades celíacas de varios países europeos están de acuerdo en lo que respecta al uso de la avena en la alimentación sin gluten: desde el punto de vista tecnológico, la avena es muy similar a otro tipo de cereales sin trigo como, por ejemplo, el arroz o el maíz. Por ello, la avena supone un aporte bueno y valioso a la fabricación de los productos sin gluten.

La investigación de todo el mundo también lo confirma, diversos estudios clínicos demuestran que la avena no tiene ningún efecto negativo sobre quienes no toleran el gluten y que aquella cuya procedencia es 100 % sin gluten no representa problema alguno. Esa es la razón de que este supercereal tan rico forme parte desde hace tiempo de la alimentación sin gluten de algunos países como Canadá, EE. UU. y Suecia. La Comisión Europea incluyó en 2009 la avena en la lista de ingredientes de productos sin gluten. Escandinavia por su parte ya se subió al tren mucho antes: allí la avena está sujeta a una agricultura controlada desde hace tiempo y forma parte de la alimentación diaria en caso de celiaquía. El consejo consultivo de la Sociedad finlandesa de celiaquía aprobó la avena para la alimentación sin gluten de adultos ya en 1997.

Sin gluten y segura: controles estrictos desde el campo hasta el molino

El requisito básico para la ingesta segura de la avena es su procedencia, lo cual es de relevancia fundamental, sobre todo, para las personas que no toleran el gluten. Está demostrado que la avena no contiene gluten de por sí pero, la que suele haber en las tiendas puede tener cierta contaminación con otro tipos de cereales que sí lo contienen producida. Por ejemplo, durante la recogida, cuando una cosechadora también se emplea para otro tipo de cereales que contienen trigo, o dentro de la cadena de suministro. Por esa razón, a la hora de comprar avena es fundamental prestar atención a la etiqueta que demuestra que se trata de un producto sin gluten con total garantía. Esta es la única forma en la que el consumidor puede estar seguro de que durante todo el proceso tecnológico se han llevado a cabo controles estrictos y que, desde el principio, la avena se mantuvo siempre estrictamente separada del trigo, el centeno, la cebada y el resto.

En concreto, en los productos de avena que se pueden marcar como alimentos sin gluten, la cantidad de gluten es inferior al límite marcado por ley de 20 partes por millón (ppm). Nosotros también realizamos estos controles de forma continua y con la máxima atención:  para empezar, la revisamos la cosecha en los campos; después llevamos a cabo auditorías continuas en los molinos de cereales y, además, establecemos toda una serie de análisis adecuados para estar doblemente seguros.