Freír sin gluten

Freír sin gluten

Maravillosos platos fritos, crujientes y dorados, que humean apetitosos en la fuente...

10 Consejos y advertencias para cocinar sin gluten

Los celíacos no tienen por qué renunciar a ellos. Sin embargo, para cocinar sin gluten correctamente hay algunas reglas fundamentales que es mejor tener en cuenta. A continuación te ofrecemos algunos consejos básicos para freír sin riesgo de gluten y una mezcla de las frituras que puedes encontrar en nuestras deliciosas recetas de comida para celiacos.

Article2032_Kochen mit Laptop Zutaten auf Tisch 2

1. Atención a grasas y aceites reutilizados: la condición más importante, para no llevarse ninguna sorpresa desagradable después de la comida: pon mucha atención a que en la grasa que reutilizas para asegurarte no se haya preparado antes ningún tipo de comida que contenga gluten.

2. Sartén o freidora: para cocinar sin gluten, no es imprescindible usar una freidora, sino que también puedes emplear una sartén grande y profunda. Una espumadera plana sirve para sacar los alimentos fritos. Asegúrate de que la sartén o freidora no se han utilizado para freír alimentos con gluten antes de que tú la utilices o lávalas muy bien y cambia el aceite.

3. Rebozados sin gluten: los rebozados tradicionales se realizan con harinas y mezclas que contienen gluten. Para disfrutar de un rebozado crujiente y saludable, utiliza harinas y preparados para rebozar que no con tengan gluten como la harina para rebozadaos de Schär y el pan rallado Schär.

4. Aceites para freír sin gluten: son mejores los aceites con un punto de humo alto (la temperatura a la que aparece humo en la superficie del aceite) y con un porcentaje alto de ácidos grasos monoinsaturados, p. ej., aceite de palmiste, aceite de cacahuete, aceite de girasol o también mantequilla derretida. Debe utilizarse siempre una sola clase de aceite o de grasa sin mezclarse. Los aceites y la mantequilla no contienen gluten y pueden usarse sin problemas.

5. Alimentos que pueden freírse: muchas recetas de cocina para celiacos aconsejan freir los alimentos, tanto los frescos como los congelados. Los alimentos mojados deben secarse con un paño de cocina y los ultracongelados deben descongelarse brevemente y, luego, también secarse. Estos son algunos de los alimentos que pueden freírse en una dieta sin gluten:

  • Carne (puedes preparar el rebozado sin gluten con Farina Schär y Pan Gratí Schär);
  • Pescado y mariscos;
  • Verduras y patatas en los más diferentes modos de preparación, siempre que no contengan gluten;
  • Fruta (con rebozado sin gluten);
  • Pastelería y postres sin gluten;

Article2032_Frittierte Garnelen mit Sauce - Kopie

6. Temperatura del aceite: es mejor precalentar la grasa algunos minutos a aprox. 60 - 80 °C y luego llevarla hasta la temperatura ideal para freír, aprox. los 170 ºC. En caso de que no se tenga un termómetro para controlar, se puede echar un dadito de pan blanco en la grasa caliente: si se dora exactamente un minuto después, se ha alcanzado la temperatura correcta.

7. Proporciones: la proporción del alimento frito con el aceite de freír debe ser de 1:10, como máximo 1:15. Si se colocan demasiados alimentos fríos, la temperatura baja demasiado.

8. Tiempo: fríe todos los alimentos tan brevemente como sea posible. El alimento frito debe quedar dorado.

9. Escurrir la grasa: después de freír, deja que los alimentos se escurran bien. Si los mantienes calientes hasta el momento de servir, puede penetrar menos grasa en el interior y, por lo tanto, el alimento frito es, en general, menos grasiento.

10. Cambiar el aceite usado: si el aceite de freír se ha oscurecido significativamente, se ha puesto espeso, huele o tiene un sabor amargo y rancio, y al calentarlo forma más humo y espuma de lo normal, es imprescindible cambiarlo.

Si sigues estos consejos podrás disfrutar de las más deliciosas frituras y rebozados sin que haya ningún riesgo para tu salud o la de las personas celiacas para las que cocines. Prepara los alimentos, el rebozado, el aceite y ¡manos a la obra!