Dieta sin gluten en adolescentes: transgresiones y problemas que encuentran

Dieta sin gluten en adolescentes: transgresiones y problemas que encuentran

La adolescencia es una etapa de cambios tanto físicos como emocionales. Además, aquellos celiacos diagnosticados en esta etapa de la vida tienen que hacer frente también a un cambio en su dieta diaria, comidas fuera de casa e incluso snacks o aperitivos que llevan al instituto o actividades deportivas.

Transgresiones en la dieta sin gluten

En general, aunque es más común en recién diagnosticados en esta edad, la adolescencia es un periodo de riesgo para los celiacos. De hecho, algunos especialistas apuntan a que las tasas de seguimiento de la dieta sin gluten son más bajas. Por el momento no existen datos del todo concretos en cuanto a cifras reales, aunque lo que sí se sabe es que el hecho de saltarse la dieta es relativamente frecuente. Algunos estudios basados en biopsias intestinales apuntan que las transgresiones de la dieta oscilan entre el 33 y el 55 % de los celiacos adolescentes

Article2147_Adolescentes_dieta_sin_gluten_trangresiones.jpg

La mayoría de los especialistas coincide en que estos podrían ser algunos de los problemas o frenos que llevan a transgredir la dieta sin gluten a los adolescentes:

  • Mayor carga social de la enfermedad: realizar una dieta en ocasiones puede hacer sentir un estigma de “ser diferente” y convertirse en una limitación cuando realmente no debería serlo. Sobre todo, ocurre en viajes o excursiones escolares y eventos sociales como fiestas o cumpleaños donde la comida tiene un papel relevante.
  • Las barreras habituales que supone seguir la dieta sin gluten en cualquier edad, especialmente fuera de casa.  
  • La cada vez mayor autonomía de los adolescentes y por tanto pérdida del control de la dieta por parte de los padres.
  • Tienen hábitos frecuentes de ocio fuera de casa con otros jóvenes lo que incrementa la necesidad de tener que comer o picar fuera de casa. 
  • Todavía no es del todo habitual encontrar restaurantes, pizzerías o bares con opciones seguras sin gluten por lo que en algunos lugares el celiaco puede encontrarse sin nada que poder comer el menú o carta.
  • Algunos celiacos pueden ser asintomáticos y al no sentir molestias tienen una falsa sensación de seguridad.
  • El egocentrismo, algo muy característico entre los adolescentes, puede hacer que la enfermedad se viva de una manera más intensa a nivel emocional provocando comportamientos compulsivos con respecto a la dieta por el miedo elevado a tomar gluten, limitando su vida social.
  • Es una etapa de la vida en la que se tiene menos contacto con los médicos, en la etapa anterior de pediatría los seguimientos de la dieta son más constantes. 

Siempre es importante en cualquier etapa de la vida contar con el apoyo y consulta de profesionales médicos que pueden ayudar a crear pautas o aconsejar para llevar un correcto seguimiento de la dieta sin gluten.  

Además, siempre es importante recordar que para los celiacos la dieta sin gluten estricta es el único tratamiento. Por ello, no es solo en casa donde debemos preocuparnos de seguir una dieta sin gluten sino también siempre que salgamos fuera. Por tanto siempre es recomendable: 

  • Llevar algún alimento sin gluten cuando salimos fuera de casa: fruta, galletas, snacks salados, chocolatinas… 
  • Asegurarnos antes de ir a un bar o restaurante que tiene opciones libres de gluten seguras
  • Informar en el instituto sobre la celiaquía y la dieta sin gluten para que puedan tenerlo en cuenta en la planificación de viajes o excursiones.