¿Cómo consigo que mi cocina no tenga gluten?

¿Cómo consigo que mi cocina no tenga gluten?

El polvo de harina termina en todas las esquinas.

El polvo de la harina o las migas de productos que contienen gluten se suelen esconder en las esquinas de los armarios y los cajones o se depositan sobre los aparatos de cocina. Sobre todo en el caso de que otros miembros de la familia sean «comedores convencionales» no deberían infravalorarse los riesgos de contaminación, motivo por el cual se recomienda primero limpiar a fondo la cocina. ¿Y después?

Los siguientes consejos deberían ayudarte a organizar tu cocina para que este sea un espacio sin gluten seguro para celíacos, sensibles al gluten/al trigo o alérgicos al trigo.

  • Presta atención a mantener las superficies limpias

    Coloca los alimentos sin gluten solo sobre superficies y lugares de trabajo limpios. Los utensilios de cocina (cazuela, sartén, colador, etc.) deberían limpiarse a fondo antes de cocinar u hornear. El proceso de horneado se puede favorecer colocando papel para hornear sobre las bandejas y los moldes. Las piezas revestidas con zonas estropeadas como arañazos o cuencos de plástico rascados sería mejor tirarlos ya que puede que no estén totalmente limpios aunque se hayan frotado bien. También los paños, esponjas y trapos para las manos así como los cubiertos tienen que estar libres de gluten, por eso hay que lavarlos con regularidad.
     
  • Sin migas de gluten en el pan

    Ejemplo de la mesa del desayuno: las migas de panes con gluten pueden transferirse con gran facilidad a través del cuchillo a los productos untuosos. Por eso deberías utilizar tu propia mermelada,  miel, margarina, etc o trasladar el producto a  un cuenco para ti solo.

Article2072_Aufbewahrung Kueche 4.jpg

  • Reorganiza el armario de la cocina y la despensa

    Separa los productos con gluten de aquellos sin gluten y crea tu propio «rincón sin gluten». Para ello resulta útil tener recipientes separados y diferenciados para el pan, las galletas y la pasta. También las harinas sin trigo y los ingredientes para hornear deberían guardarse en recipientes plásticos, en botes o tarros con cierre de rosca y mantenerlos totalmente separados de los alimentos con gluten. Las etiquetas rotuladas o los códigos de colores siempre resultan muy útiles para evitar confusiones.
     
  • Utensilios de cocina de silicona o acero inoxidable
    En la cocina deberías prestar especial atención a usar una propia tostadora sin gluten y un cesto para el pan sin gluten (en caso necesario, existen bolsas de film reutilizables que permiten compartir tostadora y que resultan prácticas para los viajes). Hay que tener especial cuidado a la hora de elegir el material de los utensilios: la madera es muy porosa y el gluten se acumula fácilmente en las ranuras y uniones, por eso es aconsejable sustituir los utensilios de madera por otros de silicona o acero inoxidable, dos materiales que resultan muy fáciles de limpiar.

Article2072_Gemuese Huehnchen in Pfanne Herd.jpg

  • Cocinar, asar, hornear 

    La norma general que se aplica es: a la hora de preparar la comida, la que sea sin gluten debería tener siempre prioridad. Si por falta de espacio no hay otra opción, cocina siempre primero aquello sin gluten. Si estás cocinando al mismo tiempo comida con gluten, deberías utilizar ollas independientes y cucharas distintas para remover. A la hora de freír, hay que tener en cuenta que los alimentos sin gluten no se pueden freír en el mismo aceite que los productos con gluten. Por tanto, queda totalmente descartada la opción de mezclar en la misma sartén alimentos con gluten y sin gluten. Lo mismo se aplica al escurridor de pasta: primero siempre se utilizará para el producto sin gluten. En el caso de hornear, los productos sin gluten se colocan en la rejilla superior y los que contengan gluten en la inferior. Otra opción podría ser tapar los productos sin gluten con papel de aluminio.

    También se pueden intentar adaptar la comida a su versión sin gluten, ya que la mayoría de los platos y de los ingredientes también pueden prepararse sin gluten, de forma que sean aptos para toda la familia. Así se ahorra tiempo, trabajo y dinero.

  • Consejos generales sobre la higiene en la cocina

    Un consejo fundamental: ¡lávate regularmente las manos! Las comidas sin gluten no deberían tocarse con las manos enharinadas o con utensilios de cocina contaminados. También es importante separar la superficie de trabajo entre alimentos crudos, utensilios de cocina sucios y comidas ya preparadas de los utensilios limpios. Para los alimentos crudos, sobre todo en el caso del pescado, deben usarse platos y tenedores independientes y para lavar verduras y ensalada siempre utensilios limpios. Los paños, esponjas y cepillos de cocina así como los trapos para la vajilla deben lavarse a menudo, guardarse secos y renovarse con frecuencia.

Consejos sin gluten