¿Es la alergia lo mismo que la intolerancia?

¿Es la alergia lo mismo que la intolerancia?

No, existe una diferencia esencial entre alergia e intolerancia. Cuando se tiene alergia a un alimento, la defensa inmunológica reacciona de forma violenta ante alimentos inofensivos en sí mismos. El cuerpo toma los alérgenos de los alimentos como cuerpos extraños y desencadena una reacción inmune. Los efectos varían desde las reacciones alérgicas más agudas hasta el shock alérgico. La reacción se hace visible en el cuerpo mediante la irritación de la piel, hinchazones, picores en la boca o en el cuello, o malestar y vómito. La consecuencia más grave puede ser una sobrereacción aguda en forma de shock, que deberá tratarse inmediatamente. Los desencadenantes de las reacciones alérgicas se encuentran en numerosos alimentos como, por ejemplo, la leche, el huevo, la soja, el pescado, el trigo, el apio, la mostaza y los frutos secos.

En cambio, las intolerancias alimentarias afectan al metabolismo del cuerpo y no al sistema inmunológico. Los síntomas son similares a los de las alergias, pero sin riesgo de shock alérgico. Sin embargo, existen numerosas reacciones de intolerancia no alérgicas que provocan síntomas diversos a los afectados. Por ejemplo, cuando falta o no está activo el enzima necesario para descomponer un nutriente. La consecuencia es que el metabolismo se ve alterado y el cuerpo no puede asimilar los componentes nutritivos, o solo puede asimilarlos en parte. Esto a menudo provoca flatulencias, dolores en el aparato gastrointestinal, estreñimiento y diarrea. En el caso de intolerancia a un alimento, normalmente éste se puede seguir consumiendo en muy pequeñas cantidades. Al evitar o reducir los alimentos o los contenidos alimentarios en cuestión, los síntomas suelen desaparecer rápidamente y se puede llevar una vida sin molestias.