Alergia a la leche e intolerancia a la lactosa

Alergia a la leche e intolerancia a la lactosa

Los términos alergia a la leche e intolerancia a la lactosa se suelen confundir o usar a menudo como sinónimos, pero hay diferencias importantes entre ellos en lo que respecta a la alimentación diaria.

Muchas personas tienen problemas con la leche y los lácteos. Para ello hay que distinguir entre alergia a la leche o intolerancia a la lactosa.

¿Qué es una alergia a la leche?

La alergia a la leche es poco frecuente en adultos, pero entre lactantes y niños pequeños es una de las alergias más frecuentes. Las responsables de la reacción alérgica son las proteínas de la leche y los síntomas aparecen con gran rapidez tras la ingesta de alimentos. Además de diarrea e hinchazones otros síntomas frecuentes son eccemas con picor, urticaria, asma, dermatitis atópica y, en los casos más graves, un shock anafiláctico que puede provocar una parada cardiaca. Lo habitual es que la alergia desaparezca antes de los diez años.

Alimentación en caso de alergia a la leche

En el caso de una alergia a la leche debe suprimirse por completo el consumo de leche y productos lácteos. En la actualidad hay gran variedad de alternativas vegetales de leche, nata, yogur y queso. Los productos lácteos sin lactosa no son adecuados para las personas alérgicas a la leche.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Article200106_Frau Joghurt Schuessel Diwan.jpg

Mientras que en el caso de la alergia a la leche son las proteínas las que desencadenan la alergia, en el caso de intolerancia a la lactosa, el causante es el azúcar de la leche. Falta la enzima lactasa, o el cuerpo no produce suficiente y en consecuencia, el organismo no puede procesar el azúcar que contiene la leche, la llamada lactosa. Sin lactasa, este azúcar de la leche queda sin digerir en el intestino y fomenta la formación de bacterias. Una sed no natural y problemas de digestión, como diarrea, hinchazón y dolores de estómago tras la ingesta de leche y productos lácteos suelen ser indicios claros de una intolerancia a la lactosa.

Alimentación en caso de intolerancia a la lactosa

A diferencia de las personas alérgicas a la leche, aquellas que no toleran la lactosa pueden consumir sin problemas productos lácteos sin lactosa, de los cuales hay gran abundancia en la actualidad. También se asimilan bien ciertos productos lácteos, por ejemplo, el queso de pasta dura, ya que el azúcar de la leche se ha descompuesto de forma natural.

Sabor sin gluten ni lactosa

En Schär también apostamos por un sabor ilimitado con una amplia gama de productos que no tiene gluten ni lactosa ya que, ante una intolerancia al gluten, suele ser difícil en el día a día alimentarse de forma saludable, variada y con sabor. Muchos panes y panecillos, harinas, pasta, snacks y dulces, y también la pizza margarita de Schär están libres de gluten y lactosa y tienen un sabor inigualable. Puedes consultar una vista general de los productos Schär sin lactosa ni gluten aquí.

  • ¿Te ha parecido interesante este artículo?
    Thank you for your feedback, we will make good use of it!