¿Qué hacer cuando llega la hora de ir al colegio?

¿Qué hacer cuando llega la hora de ir al colegio?

10 consejos para maestros y educadores de niños celiacos:

La comida para niños celíacos al igual que la de los adultos, no puede contener gluten. En casa ya tenemos práctica en la separación meticulosa de productos sin gluten y con gluten, y en la preparación de platos deliciosos. En cambio, fuera de casa dependemos de la atenta colaboración de los monitores y profesores, ya que el consumo imprudente de gluten tiene consecuencias a largo plazo para la salud de tu hijo celíaco. ¿Qué hacer en el colegio? El diálogo abierto entre padres y monitores es la mejor base para que el día a día en la guardería y el colegio sea un éxito.

Para que nada salga mal, Schär pone a tu disposición información básica: diez consejos y advertencias específicos para compartir con el personal de la guardería o el colegio.

Aspectos clave de la comunicación con los educadores de tu hijo celiaco

Article2009_Lehrerin mit Schueler

  • Comunicación con los educadores: asegúrate de que los maestros y educadores saben cómo comunicarse contigo cuando tengan alguna pregunta acerca de la intolerancia al gluten de tu hijo o en caso de emergencia
  • Reacciones del niño al consumo de gluten: si los educadores conocen las reacciones de los niños celiacos al consumo de gluten estarán más atentos a sus síntomas y podrán reaccionar a tiempo
  • En la cocina del colegio: el personal de las cocinas y servicios de catering conoce las particularidades de la dieta para niños celiacos en el colegio, pero no está de más que los responsables de tu hijo conozcan lo que conlleva este tipo de alimentación y los riesgos de contaminación cruzada para que puedan identificar posibles problemas.
  • En el comedor: los educadores deben tomar medidas de higiene básicas como asegurarse de que las mesas y las sillas están limpias y libres de residuos de alimentos que puedan contaminar la comida de tu hijo celíaco;
  • Lavar las manos: no todo el mundo sabe que la mayoría de los productos para la higiene de las manos no sirven para eliminar los restos de gluten. Lo mejor es que el profesor o educador de tu hijo se asegure de que este se lava las manos con agua y jabón;
  • Sensibilizar a los compañeros: es importante que los compañeros conozcan las razones por las que tu hijo celiaco sigue una dieta especial y que lo acepten como algo natural. El profesor es la persona adecuada para explicar en clase qué es la intolerancia al gluten;
  • Dulces y snacks: entrega al profesor de tu hijo una bolsa con dulces y snacks sin gluten, para que tu hijo pueda comer como los demás en el caso de que se distribuyan dulces en la clase y no se sienta apartado;
  • Material escolar: el gluten no solo está presente en los alimentos, algunos materiales de uso frecuente en las escuelas como pegamentos, tizas, arcillas o plastilinas pueden contener gluten. Es importante que el responsable de la clase permanezca atento a estos posibles riesgos para que puedan elegir siempre materiales escolares sin gluten.
  • Excursiones y salidas: en las excursiones escolares es donde pueden darse más situaciones imprevistas que expongan a tu hijo al gluten. Si repasas la actividad con el profesor antes de que esta se lleve a cabo, podrás identificar los riesgos y buscar soluciones para que tu hijo pueda continuar con su dieta para niños celiacos durante las excursiones del colegio.
  • Monitores de comedor y otros educadores: asegúrate de que el profesor de tu hijo comunica su intolerancia al gluten al resto de educadores y monitores que trabajen con él. Por supuesto, los monitores del comedor deben ser informados, pero también los educadores de actividades extraescolares y los profesores que pasan menos tiempo con los niños como los de educación física, arte o música
  • Atención a los medicamentos: aunque es raro que en las escuelas se administren medicamentos a los niños, es importante que los profesores sepan que algunos medicamentos pueden contener gluten y que esta información aparece claramente en el prospecto de los medicamentos.