Las leyes universales de la nutrición

Las leyes universales de la nutrición

Presta un poco de atención y, ¡que aproveche!

Los niños y adultos celíacos no renuncian al placer de la comida, porque hoy en día los menús sin gluten no tienen nada que envidiar a los menús de quienes no sufren intolerancias alimentarias. Una dieta sin gluten proporciona bienestar, salud y el mismo placer de sentarse a la mesa del que todos disfrutan.

Sólo hay que seguir unas sencillas recomendaciones.

Dicho así suena como una restricción. En realidad, los niños que sufren celiaquía, así como los adultos, suelen desarrollar de forma natural un mayor sentido de la responsabilidad y una disciplina mayor para seguir su dieta. Por supuesto, relajarse de vez en cuando es bueno para el humor y liberarse del estrés de una vida con algunas normas de más.

Pero, en general, la gente que vive sin gluten están habituada a una cierta rutina de comidas, que debe ser satisfactoria, nutritiva y saludable.

Los fundamentos de la nutrición

Article200118_Eltern Kind Familie kochen.jpg

Los niños celíacos aprenden pronto a explorar la comida y a comprender los mecanismos que subyacen a la nutrición. Son leyes que se aplican a todos y que todos deberíamos conocer.

En primer lugar, lo ideal es comer cinco veces al día: tres comidas principales, el almuerzo y la merienda. De esta forma se le da al organismo la oportunidad de asimilar las sustancias de la mejor manera posible y de adquirir la energía adecuada durante el día.

Pero, ¿cómo elegir qué comer y cuándo?

La combinación correcta de proteínas, grasas, vitaminas, carbohidratos, agua, minerales y fibra es la base de una nutrición completa y la estructura básica sobre la que construir tu propia dieta sin gluten. Descubramos juntos los grandes grupos de alimentos y la función que desempeña cada uno.

Cereales y derivados

Los componentes más importantes de cada comida, así como las principales fuentes de energía para nuestro organismo, son el pan y la pasta (que para los celíacos deben carecer totalmente de gluten). Son ricos en carbohidratos y almidón, además de contener vitaminas, minerales y fibra.

Los derivados de los cereales, como el pan y la pasta sin gluten, las patatas y el arroz, contienen muchas sustancias que proporcionan energía rápidamente a nuestro cuerpo y nos hacen sentir llenos. Cada una de tus comidas debería incluir un elemento de este grupo, es decir, tres raciones al día.

Carne, pescado, huevos, legumbres, leche y derivados

La carne, el pescado y los huevos contienen muchos nutrientes necesarios para que tu cuerpo crezca. Las legumbres, como las judías, las lentejas y los guisantes, son también alimentos saludables. Cada día deberías comer una ración de carne o pescado, preferentemente carne magra o blanca. Puedes acompañarlo de verduras dos veces a la semana para variar un poco. No debería tomarse huevo más de dos veces a la semana. La leche y sus derivados, como el yogur y el queso, son muy buenos para los huesos y los dientes porque contienen calcio, un mineral muy valioso para tu organismo. Se recomiendan especialmente para los desayunos, los almuerzos o las meriendas.

Article200118_Kind Maedchen Paprikaschoten Gemuese.jpg

Fruta y verdura

Es bien sabido que la fruta y la verdura son alimentos sanos, pues contienen muchos nutrientes saludables: vitaminas (muy importantes para el crecimiento), minerales, microelementos, agua y fibra. Se recomienda consumir tres raciones de verdura y dos de fruta cada día.

Dulces, aperitivos y alimentos ricos en grasa

Se permite algún capricho siempre que no te pases con las golosinas, los aperitivos salados y las bebidas azucaradas, ya que si los consumes en exceso son malos para la salud y, además favorecen el aumento de peso.

Las grasas y los aceites, considerados por muchas personas como ingredientes poco saludables, contienen muchas sustancias importantes y necesarias para el organismo, pero deben consumirse con moderación. El mejor aceite es el vegetal, como el de oliva o el de semillas. Las grasas animales, como la mantequilla, no son tan buenas para la salud, así que es mejor limitar su ingesta. Las grasas malas se esconden incluso en los fiambres, las cremas y los dulces, así que ten cuidado.

Líquidos

Article200118_Kind Junge Donuts Doughnuts.jpg

Debes beber entre 1 y 1,5 litros de líquidos al día para proporcionar a tus células la cantidad correcta de sales minerales y de agua. Puedes elegir entre el agua del grifo, el agua mineral, las infusiones frutales o de hierbas sin endulzar, o los zumos diluidos de fruta y verdura. Debes limitar la ingesta de refrescos y otras bebidas azucaradas, ya que contienen mucho azúcar y otros ingredientes poco saludables.

Dos consejos

No hay alimentos saludables o que no sean saludables. Es importante encontrar la justa medida de las cosas. A todos nos gustan los dulces y es esencial para mantener el buen humor que nos relajemos en esos momentos de ocio y alegría. Por tanto, en el menú sin gluten podemos incluir una galleta o un aperitivo sin gluten. El momento ideal es después de una comida o de un aperitivo, siempre que luego te cepilles bien los dientes.

No solo es importante lo que comen los niños, sino también cómo. Esto significa que el desayuno no puede ser deprisa y corriendo en la puerta saliendo para el colegio, la comida no debe ser comida rápida y no hay que darse un atracón delante de la televisión.  Los expertos aconsejas sentarse a una mesa bonita y atractiva, y disponer de tiempo suficiente para disfrutar la comida.

Guía para la familia