Muesli sin gluten, el desayuno saludable para empezar el día con energía

Muesli sin gluten, el desayuno saludable para empezar el día con energía

El muesli es una de las alternativas de desayuno sin gluten más sabrosas y variadas.

Da lo mismo, si eres de los que madrugan o de los que prefieren dormir más: después de levantarse todo el mundo necesita reponer su energía. Durante la noche se reducen los carbohidratos en el cuerpo y el nivel de azúcar en la sangre baja. Estas reservas tendrán que reponerse nuevamente en la mañana y el muesli es perfecto para eso. Tiene la ventaja de saciar por más tiempo y mantener constante el nivel de azúcar en la sangre. Además, puede combinarse de tantas maneras distintas que es fácil encontrar una receta de muesli que te guste.

Desde el punto de vista nutritivo, el muesli es muy saludable ya que contiene una combinación muy rica en vitaminas, minerales, proteínas e hidratos de carbono que te proporciona energía para toda la mañana. Además es muy rico en fibra que ayuda a regular tu organismo.

Como opción de desayuno sin gluten, el muesli está especialmente recomendado para las personas celiacas y las que tienen que renunciar al trigo y sus derivados, ya que permite incluir un gran número de cereales sin gluten y alimentos permitidos para celiacos.

Cereales, la fuente de energía

Como base del muesli sin gluten se utilizan cereales o combinaciones de cereales como el arroz y el mijo o seudocereales como el amaranto, la quinoa y el alforfón. Estas son las propiedades nutricionales de algunos de los cereales de desayuno sin gluten más comunes:

  • El amaranto aporta ácidos grasos esenciales, como ácidos alfa-linolénicos.
  • La soja es baja en hidratos de carbono pero rica en proteínas, ideal para los que quieren controlar su peso.
  • El alforfón tiene una composición nutricional que no tiene nada que envidiar a la del trigo y es rico en minerales como magnesio, hierro y zinc.
  • El arroz y el maíz proporcionan una ración extra de fibra alimentaria y vitaminas del grupo B.

Semillas y frutos secos, una dosis de nutrientes extra

Article2046_Chia Samen in Schuessel

Las semillas y frutos secos son un componente imprescindible de todos los mueslis. Son ricos en grasas monoinsaturadas, que ayudan a regular los niveles de colesterol y tienen una gran cantidad de vitaminas y minerales, entre ellas, muchas de las vitaminas del grupo B, vitamina E, hierro, zinc, magnesio, fósforo, selenio y cobre.

Fruta fresca o seca para endulzar y dar sabor

La mayoría de las recetas de muesli incluyen fruta desecada o fresca, alimentos permitidos para celiacos y que se añaden según el gusto del que lo prepara. La fruta contribuye a endulzar el muesli de manera natural y aporta vitaminas y minerales. La fruta seca es una buena fuente de potasio y rica en fibra alimentaria. En todo caso, los celíacos deben cuidar de no utilizar fruta desecada empolvada.

Lácteos o bebidas de cereales para combinar

Los cereales y el resto de los ingredientes se pueden combinar con leche o yogur y también con zumos. Las personas intolerantes a la lactosa pueden utilizar leche de soja, de espelta, de arroz, o cualquiera de las bebidas de cereales sin gluten que hay en el mercado.

Receta para bolas de muesli sin gluten con miel

Article2046_Muesli mit Joghurt und Obst

Si por la mañana no te alcanza el tiempo para desayunar, pero no quieres desistir de tu muesli favorito, puedes probar a preparar estas deliciosas bolitas de muesli con miel, muy fáciles y rápidas de elaborar. Así llevarás el muesli contigo y podrás consumir tu desayuno sin gluten cuando quieras.

Ingredientes para 20-25 bolitas:

  • 75 g de mezcla de nueces y semillas sin procesar (por ejemplo, avellanas, almendras, anacardos, pipas de girasol y semillas de sésamo)
  • 100 g fruta desecada (por ej., albaricoques, higos, manzanas). ¡No emplear frutos empolvados!
  • 150 g mezcla para muesli (Fruit Müsli de Schär)
  • 45 g coco rallado
  • 50 g mantequilla
  • 6 cucharadita miel de acacia

Elaboración:

Picar finamente la mezcla de nueces y tostar en una sartén sin grasa y dejar enfriar. Cortar en cuartos la fruta seca. Combinar la mezcla para muesli con las nueces, los frutos secos y el coco rallado y picar finamente en el robot de cocina. Derretir lentamente la mantequilla en una cazuela y agregarla al muesli junto con la miel removiendo lentamente. Seguir revolviendo hasta que se enfríe, espese y comience a pegarse. Con una cucharilla de té retirar pequeñas cantidades, formando pequeñas bolas que se guardarán en el frigorífico hasta el momento de ser utilizadas. Las bolitas de muesli sin gluten se conservan hasta 4 días en la nevera en un recipiente con tapa.