Meriendas sin gluten: los recreos más sanos

Meriendas sin gluten: los recreos más sanos

Con la vuelta al cole vuelven a estar de boca en boca: los desayunos y meriendas sin gluten para el recreo.

Article2010_Junge Schule isst Brot Pause

Te ayudaremos a ampliar la variedad a la hora de preparar el desayuno y la merienda, y te contaremos cómo debe ser un tentempié sano sin gluten para tu hijo. Después de un buen desayuno, un tentempié con muchas vitaminas en el recreo sirve para retomar energías para el resto de la mañana, y tiene una gran influencia en el rendimiento y la capacidad de concentración de tu hijo. Los niños almacenan menos energía que los adultos; si no acumulan más energía entre horas, su rendimiento desciende rápidamente. Un tentempié sano entre horas resulta un componente esencial de la alimentación equilibrada de tu hijo.

El bocadillo sin gluten

Article2010_Lunch Box Brot Crackers Gemuese

La merienda o el desayuno para celiacos debería constar de tres componentes principales: pan sin gluten, leche (o productos lácteos) y algo de verdura o fruta fresca. El pan proporciona hidratos de carbono, o sea, energía pura para el cuerpo. La leche y los productos lácteos son importantes para los dientes y los huesos, y contienen calcio y fósforo, proteínas y vitaminas D y A. La fruta y la verdura son nuestros mejores proveedores de vitaminas y sales minerales. De este modo, si el tentempié de tu hijo le proporciona proteínas, calcio, vitaminas y fibras, el aporte de nutrientes queda garantizado de manera óptima.

Los ricos Cereale y Classico del Mastro Panettiere de Schär, especialista en pan sin gluten, constituyen la base ideal para preparar un buen bocadillo. No contienen naturalmente gluten ni trigo, grasas hidrogenadas ni animales, conservantes ni colorantes. Además, tienen el tamaño perfecto para el bocadillo de los niños; pero, sobre todo, ¡son muy sabrosos! Se pueden untar con mantequilla, tomate o queso fresco, y rellenar con queso y embutido magro. Y de postre se puede tomar un yogur o suero de leche.

Meriendas sin gluten pero llenas de sabor con Milly

Article2010_Sandwiches fuer Kinder

Lo más importante para los pequeños golosos es la variedad en el relleno. Encontrarás ideas e inspiración en nuestra "Campaña contra los desayunos y meriendas aburridos para el recreo" en nuestra página web para niños www.123milly.com. Le hemos pedido a nuestra dietista que nos prepare 10 estupendas recetas de bocadillos sanos y nutritivos usando como base los Panini de Schär y pensando que son para niños en edad escolar. Además hemos elaborado un divertido horario para tu hijo, que puede rellenar e imprimir y que le acompañará durante todo el curso escolar.

Una rápida alternativa para los amantes del chocolate

Entre horas también podemos comer algo dulce tranquilamente. Seguro que a tu hijo le encanta que le des una barrita de chocolate sin gluten de vez en cuando. El nuevo Twin Bar de Schär, sin colorantes ni grasas hidrogenadas, con delicioso chocolate con leche belga es una alternativa rápida y sencilla, y sacia el antojo de algo dulce.

No tienes que olvidar que tu hijo tiene que beber suficientemente. La falta de líquidos puede conducir fácilmente a una pérdida de concentración. Lo mejor son los zumos 100% de fruta, muy ricos en vitaminas y que pueden diluirse con agua, pero también con leche o suero de leche. También puede beber agua, por supuesto, o té no demasiado dulce.

 

Así entra mejor el bocadillo

Article2010_Bub in Schule mit Apfel und Wasser

Un par de consejos prácticos más para que el desayuno o la merienda lleguen frescos e intactos a la escuela. Para que el pan del bocadillo sin gluten no se reblandezca, pon una hoja de lechuga o una rodaja de pepino limpio y seco bajo el relleno. Corta fruta o verdura en trozos que quepan en la boca y rocíalos con algo de zumo de limón para que se mantenga más tiempo frescos y no se oxiden. Envuelve el desayuno o la merienda en un recipiente hermético. Coloca también los yogures; así no se estropearán. Vierte la bebida en una botella con tapón de rosca. Y en último lugar, pero no por ello menos importante: ¡No le des demasiado a tu hijo! ¡A menudo, menos es más!