La masa madre: sus beneficios y presencia en nuestros productos

La masa madre: sus beneficios y presencia en nuestros productos

Masa madre natural: la piedra angular de nuestro delicioso pan sin gluten.

¡El pan es vida! ¿Qué hay más delicioso que morder un aromático pan recién horneado? En el caso de las personas que padecen celiaquía y enfermedades similares el deseo de disfrutar de un pan de verdad suele ser un tema omnipresente ya que, sin la proteína del gluten, hornear pan se transforma en un verdadero desafío. En Schär conseguimos buenos panes sin gluten gracias a la masa madre que aporta un sabor excelente en combinación con ingredientes cuidadosamente seleccionados.

El buen pan no necesita aditivos o conservantes

Article300509_MP_Vital_2.jpg

El secreto de nuestros panes sin gluten está en el arte de la panadería tradicional, las recetas especiales y en el uso de ingredientes naturales seleccionados con mimo de la máxima calidad. Estos proceden de nuestros agricultores oficiales permanentes. Así, en Schär controlamos todo el proceso de fabricación y podemos ofrecer una seguridad absoluta. En nuestro pan sin gluten tampoco encontrarás conservantes, aromatizantes o potenciadores del sabor: solo masa madre de verdad y "supercereales" de gran calidad sin gluten. Esa es la piedra angular de un surtido de pan que no solo tiene un sabor excelente sino que también aporta importantes nutrientes a nuestros consumidores.

Hablando de aditivos: en nuestros panes, nuestra masa madre casera y, por supuesto, sin gluten, es la estrella. Con ella no solo damos al pan y masas un sabor muy agradable, sino que sus excelentes propiedades de horneado hace que también se pueda prescindir por completo de conservantes. Estos ayudarían a prolongar la conservación y mejoran el aspecto y el sabor, pero según algunos estudios podrían desencadenar reacciones en personas sensibles y en niños pequeños tales como dolores de cabeza, diarrea y náuseas. Por eso, evitamos por completo su uso.

Los expertos en sin gluten y pan

Article300509_MP_Cereale_2.jpg

Blanco u oscuro, crujiente o tierno: en la variedad está el gusto, sobre todo cuando hablamos de pan. Además, si lo hace un profesional sabe aún mejor. Desde el clásico Pan Payés hasta la crujiente Ciabattine, los aromáticos panecillos Kaisersemmel o nuestra gama de panes de molde tiernos y esponjosos y una gran cantidad de variedades para que todos tengan donde elegir, por supuesto, sin gluten.

Desde hace casi 40 años los maestros panaderos de Schär  están consagrados al elevado arte de hornear pan sin gluten y han aprendido su profesión de los inicios. Detrás de este arte se esconde una dilatada investigación e innovación y también una gran pasión y la ilusión por hacer que las personas que no pueden tomar gluten disfruten de una vida más sencilla y con más sabor. Por supuesto, gracias también los ingredientes sin gluten de primera clase que forman parte de nuestras recetas en continua mejora y de los productos nuevos.

La masa madre hace que nuestro pan siente muy bien

La masa madre es una creación de la naturaleza maravillosa. La deliciosa base del pan surge de la fermentación natural de una mezcla de agua y harina. Tradicionalmente se suele usar con centeno, ya que de lo contrario, el pan de centeno no sube y queda duro y lo mismo sucede con las harinas sin gluten. Por eso nos hemos subido con gusto a este tren y usamos masa madre (por supuesto, sin gluten) siguiendo la receta tradicional totalmente natural, en la que las levaduras se siguen multiplicando incluso tras el horneado.

Resumen de las ventajas de una masa madre sin gluten:

  • Durante el tiempo de levado a temperatura ambiente, se generan de forma natural en la masa madre bacterias de ácido láctico y levaduras que hacen que la masa se pueda hornear. El resultado son panes sabrosos con una miga jugosa y una corteza crujiente.
  • La masa madre garantiza un elevado grado de acidez en el pan: cuanto más alto sea este, menor es el valor pH. Una de las reglas del horneado dice que "el grado de acidez sabe, el valor de pH hornea". Las bacterias de ácido láctico que contiene la masa madre protegen, según su procedencia, el pan del moho y consiguen, por lo tanto, que dure más tiempo.
  • La masa madre reduce el uso de levadura química gracias a su fuerza impulsora natural. Por ello, mayor cantidad de masa madre equivale a menor necesidad de levadura artificial.
  • Las bacterias de ácido láctico que contiene la masa madre descomponen los carbohidratos complejos en elementos digeribles y consiguen que el cuerpo pueda absorber mejor las sustancias minerales y los oligoelementos. Por eso nos gusta llamar a nuestros panes con masa madre, "pan bienestar".

Los otros ingredientes del pan

Article300509_6613.jpg

¡El más importante de todos los ingredientes del pan es el tiempo! Eso es algo que no solo saben nuestros maestros panaderos, sino que también las papilas gustativas notan con claridad la diferencia y, además, nuestro sistema digestivo agradece un pan que sea más fácil de digerir, cuya masa haya tenido tiempo suficiente para levar. La base de nuestras masas de pan, además de agua fresca de manantial, suele ser arroz y maíz. A estos se le añaden ingredientes de gran calidad como mijo, quinoa, sorgo, alforfón o trigo sarraceno o harina de castaña.

La cantidad importa: la mezcla adecuada de cereales es lo que le aporta en última instancia al pan su carácter inconfundible. A veces muy crujiente, otras muy suave, pero siempre con un sabor único y de fácil digestión. Además, los granos son una excelente mejora para cualquier pan: tienen de por sí un gran sabor y le dan ese toque especial al pan. Por otro lado, son ricos en importantes sustancias nutritivas, múltiples ácidos grasos no saturados y fibras vegetales fundamentales. Por cierto, apenas usamos sal para aportar sabor, consideramos que en lo que respecta a este ingrediente, menos es más. Y, por último, por supuesto, ¡la masa madre es nuestro superingrediente! Con ayuda de todos estos deliciosos componentes de gran calidad, la masa del pan se amasa con brío el tiempo necesario, después la dejamos levar y, por último, horneamos las hogazas también de forma lenta y cuidadosa. Solo de ese modo la masa puede desplegar todo su aroma y tener, sin gluten alguno, una elasticidad como la de los panes convencionales.

Máximo sabor rebanada a rebanada: nuestros panes de molde

Article300509_MP_Classico_02_4.jpg

Uno de nuestros favoritos dentro de nuestra gran variedad de panes, son nuestros panes de molde. Estas grandes rebanadas son increíblemente tiernas y, por supuesto, no tienen ninguna grasa hidrogenada ni conservantes. La gran ventaja: esta innovadora generación de pan de molde sabe como si acabaran de salir del horno y, ¡atención! como mejor se disfruta es sin tostar. También en ellas usamos solo ingredientes de alta calidad y trazables. El mijo y la quinoa, junto con la masa madre, son la receta básica del pan de molde clásico. Rico en importantes fibras vegetales y mejorado con semillas de lino, semillas de girasol, salvado y copos de soja, el tiene un sabor más variado. Si prefieres un pan más negro y rústico, en el pan de molde vital encontrarás lo que busca.  Solo nos queda decir: ¡disfrútalo con calma!