Queridos Reyes, ¡quiero juguetes sin gluten para Navidad!

Queridos Reyes, ¡quiero juguetes sin gluten para Navidad!

¿Sabías que algunos juguetes también pueden contenerlo? ¡Queremos juguetes gluten free! Te ofrecemos algunas opciones para que tus juguetes sean los más seguros.

Navidad es siempre el momento de regalos y especialmente juguetes para los peques de la casa que siempre son los protagonistas en las cartas a los Reyes Magos y a Papá Noel. Que sea didáctico y seguro para ellos son características que los adultos tenemos muy en cuenta a la hora de dar el visto bueno a esos juguetes, pero, ¿y el gluten? ¿Sabías que algunos juguetes también pueden contenerlo? ¡Queremos juguetes gluten free!

La celiaquía no es un juego de niños

Entre los juguetes más expuestos a contener gluten está la plastilina, elaborada en muchos casos con harina de trigo. Los celíacos más pequeños, en ocasiones están expuestos a la ingesta de pequeñas cantidades que pueden dañarles. Por ello, hay que cerciorarse de que se trata de un producto gluten free antes de regalárselo a un niño. Simplemente llevándose las manos a la boca después de manipularlo puede contaminarse.

Los kits de maquillaje infantil también están en la lista de sospechosos. Algunos de esos cosméticos pueden contener leche, huevo o incluso gluten. Es bueno revisar los ingredientes de los maquillajes para asegurarnos que no hay problema con las alergias o intolerancias alimentarias de los peques.

 

Con la comida no se juega ¡y los juguetes no se comen!

2129_Juguetes sin gluten.jpg

La fábrica de chocolate, de helado, de zumo, de gominolas o de algodón de azúcar seguro que también aparecen en algún pedido a sus majestades. Está bien que los niños quieran ser mini chefs, pero ¡mucho cuidado con los juguetes para aprender a cocinar! Hemos de tener en cuenta que todos los juguetes en los que se manipula comida pueden contener alérgenos. Cuidado con el gluten, la leche, el huevo y los frutos secos entre otros. Si el juguete incluye alimentos comestibles el consejo es sustituirlos por alimentos de nuestra nevera o despensa para que estemos 100% seguros de que sean gluten free.