Enterovirus y celiaquía: un posible desencadenante

Enterovirus y celiaquía: un posible desencadenante

Un estudio realizado por un grupo de investigadores del Hospital Østfold Trust, en Grålum (Noruega), trae nuevos hallazgos sobre la enfermedad celiaca. Los científicos han estudiado durante años la influencia de las infecciones virales como posible causa de la celiaquía. Y parece ser que el enterovirus, un virus intestinal frecuente en la infancia, podría ser un desencadenante. ¡Veamos qué dice la ciencia!

¿Qué sabíamos hasta el momento?

El conocimiento que tenemos de la enfermedad celíaca es cada vez más profundo. Y hoy sabemos que en el desarrollo de la celiaquía interviene una combinación de dos tipos de factores: genéticos y ambientales. Por ello, las infecciones gastrointestinales en los bebés han estado desde hace mucho tiempo en el punto de mira, como posibles factores desencadenantes de la celiaquía.

Las novedades llegaron en 2006, cuando se publicó un estudio de carácter prospectivo en el que se concluía que el rotavirus aumentaba el riesgo de desarrollar la enfermedad celiaca. No obstante, resultados de estudios posteriores no habían sido del todo concluyentes como para poder afirmar dicha relación. Sin embargo, este año se ha publicado un nuevo estudio que señala el enterovirus como un posible desencadenante de la celiaquía.

2014_Enterovirus_celiaquia.jpg

Un nuevo hallazgo sobre el desarrollo de la celiaquía

El objetivo de los investigadores era averiguar si las infecciones por enterovirus en la infancia eran más frecuentes en niños que posteriormente fueron diagnosticados de celiaquía. El estudio se llevó a cabo entre 2001 y 2007, examinando a 220 niños noruegos portadores de los genes asociados a la celiaquía HLA DQ2 y DQ8. Se analizaron muestras de heces y sangre de cada niño durante los primeros meses de vida y anualmente hasta cumplir los 10 años. La metodología de trabajo permitía, en este caso, controlar de manera fiable el momento y duración de las infecciones virales, así como la detección temprana de la aparición de anticuerpos de la celiaquía en sangre.  

Después de casi 10 años, 25 niños analizados en el estudio fueron diagnosticados de celiaquía. En el 17% de las muestras recogidas se encontró enterovirus y, además, 73 niños tuvieron al menos una muestra positiva. Se detectaron más casos de niños infectados por el enterovirus entre los que acabaron desarrollando la enfermedad celíaca, que entre los que finalmente no la manifestaron llegados a la edad de 10 años. Y, además, se ha podido establecer que el riesgo de celiaquía aumenta en la medida que mayor es la carga viral y duración de la infección por enterovirus. Así, los investigadores establecieron una asociación significativa entre padecer el enterovirus y poder desarrollar después la enfermedad celíaca.

Últimas conclusiones del estudio

Cabe destacar que se trata de un estudio observacional. Por este motivo no pueden establecerse conclusiones absolutas dado que el equipo de investigadores no puede descartar tampoco la posibilidad de que hayan podido intervenir otros factores como desencadenantes. Considerando asimismo las limitaciones de la muestra, quizá los resultados no pueden generalizarse. No obstante, la identificación de la influencia de ciertas infecciones concretas como el enterovirus puede ayudarnos a establecer estrategias preventivas, tales como vacunas u otros medios que seguirán estudiándose.

¡Desde Schär te mantendremos informado sobre futuras investigaciones y avances en el estudio de la celiaquía!