¿Controles después del diagnóstico: cómo y cuándo?

¿Controles después del diagnóstico: cómo y cuándo?

Después de 1-2 años de dieta, no son necesarios otros análisis.

Si no existen dudas sobre el diagnóstico, no se considera necesario verificar la normalización de la biopsia intestinal. Sin embargo, es conveniente que el paciente se haga periódicamente un chequeo en un centro especializado, con el que se podrá comprobar el resultado de algunos análisis.

  • los parámetros de evaluación del hierro (hemograma, sideremia, ferritina). Una carencia persistente de hierro puede ser solucionada con un aporte oral;
  • los anticuerpos anti-tTG (si son positivos, indican una alteración en la dieta);
  • los análisis para el diagnóstico precoz de patologías autoinmunes, presentes o sospechosas (sobre todo anticuerpos antitireoglobulina y anti-tiroperoxidasa para el diagnóstico de tiroiditis).

La monitorización de la osteoporosis mediante densiometría ósea es indicada, sobre todo, en los casos diagnosticados tardíamente, en especial en las mujeres. A las personas que, en la visita de control, presentan un marcado aumento de peso, se les recomienda efectuar estudios metabólicos de primer nivel (colesterol total, colesterol- HDL, triglicéridos, glucemia). En los familiares más cercanos del paciente (hijos, hermanos, hermanas, padres) el riesgo de enfermedad celíaca es mayor (10% aproximadamente) respecto al resto de la población. Por este motivo, también se les aconseja practicar, aunque aparentemente gocen de buena salud, la investigación de los marcadores de enfermedad celíaca (anticuerpos anti-tTG y, si es preciso, genotipo HLA-DQ2/DQ8).