Contraindicaciones de seguir la dieta sin gluten sin diagnóstico

Contraindicaciones de seguir la dieta sin gluten sin diagnóstico

La dieta sin gluten es imprescindible únicamente para los celiacos así como otras personas que tienen algún trastorno relacionado con el gluten. Seguirla antes de que lo recomiende un médico impide y dilata un diagnóstico certero.

Parece ser que la dieta sin gluten se ha convertido en una tendencia muy popular en los últimos años. No debería iniciarse la dieta sin gluten por voluntad propia si no se ha obtenido previamente un diagnóstico médico.

Son muchas las personas que siguen una DSG sin diagnóstico médico. Y es que, cada vez más personas se autodiagnostican sensibles al gluten y acaban apartándolo de su dieta.  

Pero, ¿por qué se decide apartar el gluten de la dieta? Los motivos son muchos.  Recomendaciones sin fundamento de celebrities e infuencers, consejos de amigos y artículos en revistas no especializadas son algunos de ellos. Además, existen falsas percepciones sobre los supuestos beneficios de la dieta sin gluten como indicar que evitar esta proteína ayuda a bajar de peso, cuando en realidad lo que proponen es no consumir cualquier tipo de hidrato de carbono independientemente de su contenido en gluten.

Un factor que señala Teresa Martínez, jefa del servicio de Endocrinología del CHUAC, es la aparición de diversos tests de intolerancia alimentaria que no son para nada fiables.  Es importante consultar a un experto en la materia con el fin de asegurar que se cumple con el protocolo diagnóstico correcto, ya que hay que estar seguros del diagnóstico antes de recomendar una dieta sin gluten para el resto de la vida.

¿Por qué no es recomendable dejar de consumir gluten?

2142_DSG_sin_diagnostico.jpg

El gran problema de eliminar el gluten de la dieta es que esto dificulta en gran medida el diagnóstico. A la hora de realizar todas las pruebas pertinentes para detectar si la persona verdaderamente padece algún tipo de trastorno relacionado con el gluten, ya no se puede diagnosticar correctamente una vez se ha iniciado la dieta sin gluten. Esto provoca la aparición de falsos negativos que retrasan y encarecen el diagnóstico de celiaquía.

Si padeces algún síntoma que piensas que podría estar relacionado con el gluten, acude a un especialista para hacer una evaluación médica adecuada ¡y no dejes de consumir gluten! La recomendación del nuevo protocolo diagnóstico es reintroducir en la dieta cantidades de 10gr de gluten al día (equivalente a 4 rebanadas de pan) durante al menos 2 semanas y si el paciente lo tolera bien mantener la pauta durante un mes.

En el proceso de diagnóstico, uno de los factores que puede arrojar luz será comprobar si la persona es portadora de los genes compatibles con la enfermedad celíaca. Estos están presentes en el 40% de la población y sirven para descartar la enfermedad: si estos genes no están, no puede existir la celiaquía. Sin embargo, sí puede existir la alergia al trigo, sensibilidad u otras afecciones asociadas al gluten.