¿Cómo se manifiesta la enfermedad celíaca?

¿Cómo se manifiesta la enfermedad celíaca?

Diferentes síntomas que indican enfermedad celíaca.

Los síntomas más comunes son diarrea, pérdida de peso y de fuerzas, distensión y dolor abdominal, vómitos y, en los niños, detención del crecimiento. En algunos casos los síntomas son extraintestinales, como anemia, osteoporosis, amenorrea, déficit de vitaminas y sales minerales. También otras patologías inmunológicas, como la diabetes de tipo 1 y tiroiditis, pueden indicar la enfermedad celíaca. Sin embargo, la enfermedad celíaca no siempre se presenta de forma evidente, sus formas clínicas son numerosas y se deben tener en cuenta para el diagnóstico. Las manifestaciones clínicas más comunes de la enfermedad celíaca pueden dividirse en casos típicos, con síntomas gastrointestinales marcados (hoy minoritarios); son más frecuentes los casos atípicos, que se caracterizan por una clínica indefinida como una colitis aparentemente banal (llamado también «colon irritable») o una carencia de hierro resistente a la terapia oral.
Existen también formas silentes que, en ausencia de síntomas muy evidentes, son diagnosticadas ocasionalmente en los sujetos de riesgo, por ejemplo, en familiares de celíacos o en pacientes diabéticos sometidos a screening serológico. En estos casos, los síntomas son silentes sólo en apariencia, pues en realidad, después de comenzar el tratamiento, se registra una mejora de las condiciones psíquico-físicas. Por último, en algunos pacientes la sospecha surge de la ocurrencia de un problema extra-intestinal, como dermatitis herpetiforme, estomatitis aftosa, diabetes, osteoporosis, trastornos de la fertilidad, tiroiditis, alergias, intolerancias y algunas patologías de tipo neurológico, que pueden estar relacionadas con la enfermedad celíaca. Afortunadamente, sólo en casos muy raros la enfermedad celíaca se manifiesta desde el principio con complicaciones graves como las úlceras del yeyuno íleon o el linfoma intestinal.