¡Preparamos las mochilas espaciales y nos vamos!

¡Preparamos las mochilas espaciales y nos vamos!

Comer y beber sin gluten en los viajes.

Cuando sales de viaje en coche, especialmente si el trayecto es largo, el entusiasmo por llegar al destino y el placer del inicio de las vacaciones también dan paso a las preocupaciones y al miedo de que surja algún inconveniente. Por esta razón, es importante organizarse y prever todo tipo de dificultades, grandes y pequeñas.

    Article200126_Kind Urlaub Strand Koffer.jpg

    En primer lugar, seguramente tus pequeños te pidan algo de comer o beber minutos después de haber salido. Esta petición suele surgir por el aburrimiento y la molestia de estar encerrados en un espacio pequeño, pero también es cierto que viajar abre el apetito y provoca una ligera deshidratación. Deberías tener a mano suficiente comida y bebida sin gluten y seguir algunos consejos prácticos.

    • Planea algunas paradas e infórmate, incluso antes de salir, sobre los restaurantes y las áreas de servicio por el camino que sirvan comida sin gluten.
    • Piensa que los niños desfogan mucho mejor en un parque que en un área de servicio llena de gente, y moverse es bueno también para los adultos.
    • Se recomienda encarecidamente la fruta en los viajes, ya que es fácil de digerir, no resulta pesada para el estómago y ayuda a reponer el líquido perdido.

    También son ideales los sándwiches sin gluten rellenos de lo que quieran los niños que satisfagan su deseo de algo bueno.

    • Hasta los postres, naturalmente en versión sin gluten, son un alimento nutritivo, rico y excelente para viajes en coches. Las galletas sin relleno, aunque pueden dejar migas en el coche, no manchan ni dejan restos de grasa.
    • A los niños les gustan los aperitivos salados, porque son sabrosos y crujientes.
    • Cuando se espere un largo trayecto por carretera, es útil tener suficiente bebida más algunas botellas de reserva. Los zumos de fruta diluidos y el té ligeramente endulzado son preferibles a las bebidas azucaradas con gas. Deben evitarse las bebidas demasiado frías porque el estómago de los niños es más sensible.

    En los casos más difíciles

    Cuando pierdan los nervios, intenta cambiar de sitio: ponte detrás con el niño para charlar con él, acariciarlo y jugar, o cantar algo. Cantar es relajante y funciona muy positivamente contra el mal humor.

    Viajar sin gluten, naturalmente, conlleva a veces los mismos efectos no deseados que todos los niños experimentan y que no se pueden atribuir sino al propio viaje: dolor de estómago, náuseas, malestar. Aquí, cuando los pequeños viajeros se sientan realmente mal, las medicinas vienen de perlas, así que cómpralas en la farmacia antes de salir.

    Para los casos extremos, es mejor que tengas a mano una bolsa.

    De vacaciones sin papá y mamá

    Article200126_Kinder Urlaub Kofferraum.jpg

    Tarde o temprano llegará el momento en que tus pequeños ya no sean pequeños y se vayan a su primer viaje solos, sin la atenciones de papá y mamá: viajes de estudios, estancias en el extranjero, campamentos con los amigos, las primeras vacaciones junto al mar, en la gran ciudad o en las montañas...

    Este es un momento delicado para los padres, ya que viven los primeros momentos de separación de su hijo a quien, hasta el día de ayer, sostenían en sus brazos, llevaban en un carrito y acariciaban en la cuna.

    Pero también es un momento delicado para los hijos, quienes ahora intentarán ver el mundo con sus ojos, lejos de la vigilancia de papá y mamá.

    Planea un viaje inolvidable

    Article200126_Urlaub Familie Strand.jpg

    Si está bien planeado, el viaje de tus hijos les permitirá vivir nuevas experiencias, ganar más confianza en sí mismos en los pequeños desafíos del día a día, contando sólo con sus habilidades y creciendo en armonía con los demás. Por tanto, una buena planificación es esencial, incluso en lo relativo a la alimentación, para que las vacaciones sin gluten sean inolvidables y la experiencia del viaje sea lo más agradable posible.

    Estos son los diez consejos más importantes que hemos recopilado para ti:

    • Fija un programa de menús y de suministro de alimentos con tu hijo completando una lista.
    • Ponte en contacto con los asistentes, los cuidadores y el personal del sitio donde vaya a estar tu hijo.
    • Elabora una lista de aspectos útiles o importantes que seguir (qué está permitido y qué está prohibido, números de teléfono importantes, etc.).
    • Pon la comida en una bolsa aparte; quizá puedas preparar bolsas individuales para cada día.
    • Busca en Internet la dirección de la tienda de alimentación sin gluten más cercana.
    • En caso de estancias largas, haz una lista de la comida que hay que comprar en el destino.
    • Busca y apunta las direcciones de los restaurantes, las pizzerías y las heladerías que ofrezcan menús y helados sin gluten en el destino.
    • Informa al cocinero de tus requisitos y pídele que los lea.
    • Importante: no lleves pan para hornear en el destino, ¡hay riesgo de contaminación!
    • Pon los aperitivos y los dulces sin gluten en la maleta de tu hijo para saciar su hambre y no te olvides de sus amigos, pues a los niños les gusta compartir.

    Observando estas pequeñas pero importantes “reglas de supervivencia” puedes asegurarte de que las vacaciones de tu hijo irán como la seda y te quedarás con la tranquilidad de saberlo, incluso estando lejos. Y cuando regrese, prepárate para escuchar las historias de las miles de aventuras que habrá vivido tu niño, ¡que ya no es ningún niño!