Reglas generales para cocinar y hornear con harina sin gluten

Reglas generales para cocinar y hornear con harina sin gluten

Si nos hablan de harina pensamos en hornear, en pan, en bizcochos y en masas.

Lo habitual, es que sea precisamente el gluten el responsable de dar cohesión una masa, así que a la hora de trabajar con tipos de harina sin gluten son necesarias recetas adaptadas. Las harinas sin gluten deben utilizarse de forma levemente distinta a la harina clásica de trigo, centeno o espelta, y la proporción y la cantidad de los ingredientes pueden variar. No obstante, nuestras recetas salen a la perfección y el resultado es igual de sabroso, ¡prometido!

Article2071_Backutensilien Mehl Muffinformen.jpg

Sobre todo al principio, cuando se está trabajando la adaptación a platos sin gluten, se necesitan un par de aclaraciones y un poco de ayuda. Para facilitarte el cocinado y horneado de las harinas sin gluten a continuación te mostramos las normas más importantes. Desde Schär te deseamos un gran éxito en tus recetas.

Leer las recetas detenidamente: Al igual que al cocinar alimentos con gluten, primero hay que leer las recetas y preparar todos los ingredientes en las cantidades indicadas. También todos los utensilios como fuentes, cucharas, moldes y varillas o cualquier otro tipo de utensilios deberían estar al alcance de la mano.

Poner a temperatura ambiente y colar: Todos los ingredientes deben mantenerse a temperatura ambiente. Los ingredientes en polvo (harina, levadura en seco, etc.) deben tamizarse antes de ser utilizados.

Limpieza: La superficie de trabajo debe limpiarse a fondo previamente para evitar una posible contaminación.

Adaptar cantidades y proporciones: La harina sin gluten posee otras propiedades distintas a las de la harina convencional y por ello exige la mayoría de las veces  adaptación de las recetas utilizando proporciones distintas de los ingredientes.

Article2071_Frau am Laptop Kochen.jpg

Seguir al pie de la letra la receta: usar la harina adecuada en su cantidad exacta es muy importante en las recetas sin gluten, por eso se deben seguir al pie de la letra las indicaciones.

Más agua: La masa sin gluten necesita más agua que la masa tradicional.

Cuidado, es pegajosa: La masa sin gluten se pega mucho más a las manos y a los utensilios. Por ello se recomienda revestir siempre los moldes para hornear y para bizcochos con papel para hornear y aceitarse las manos o espolvorearlas con harina para trabajar la masa. A la hora de trabajar masa quebrada lo mejor es enrollar la masa entre dos capas de papel para hornear.

Si sigues estas normas y las aplicas cuidadosamente, no habrá nada que se interponga en el camino de conseguir horneados y bizcochos perfectos con harina sin gluten.

Así que, ¡a la cocina y manos a la obra!