La celiaquía en el embarazo: consejos y precauciones

La celiaquía en el embarazo: consejos y precauciones

Durante el embarazo es muy importante prestar atención a tu dieta. Y si eres celíaca y estás pensando en traer un bebé a este mundo, hay ciertas cosas que debes tener especialmente en cuenta. Una de ellas, es seguir estrictamente la dieta sin gluten. ¿Sabes qué otras pautas de alimentación son importantes para ti y tu futuro bebé? ¡Te contamos algunas pautas!

¿Qué precauciones debes tener en cuenta?

Una recomendación básica sobre la dieta que debe seguir cualquier embarazada es que sea: equilibrada, saludable y variada. Y en el caso de las mujeres celíacas, se añade la estricta condición de que sea una dieta 100% libre de gluten. Esto se debe a que el mínimo consumo de gluten puede dañar el intestino, lo que causa la malabsorción de los nutrientes y, en consecuencia, puede provocar complicaciones en el feto.

Por lo que respecta a la absorción de nutrientes, es vital tener en cuenta que tanto la madre, como el correcto desarrollo del bebé, dependen directamente de una alimentación rica y sana. Para evitar problemas como la desnutrición o falta de ácido fólico (B9) relacionado con espina bífida, es realmente importante vigilar la dieta sin gluten, así como la contaminación cruzada (especialmente si se come en restaurantes). Además, estudios científicos señalan que la ingesta de gluten durante los primeros 6 meses de embarazo aumenta la probabilidad de padecer un aborto repentino.

2095_Embarazo y celiaquia.jpg

Por otro lado, como refuerzo en la dieta de cualquier embarazada se acostumbran a incluir suplementos alimenticios como: calcio, hierro, vitaminas, ácido fólico y en ocasiones zinc. Por tanto, ingerir los suplementos indicados es igual de importante, o incluso más, para las madres celíacas para evitar déficits. Ésta es una de las razones por las que es indispensable recurrir a profesionales de salud especializados para garantizar un seguimiento adecuado de la dieta y la salud de la madre y su bebé.

¿Qué pasa si no sabes que eres celiaca?

En ocasiones, hay mujeres que son diagnosticadas de celiaquía a raíz del embarazo. Ante la sospecha de celiaquía, ya sea por tener algún familiar celíaco, o bien por empezar a sufrir síntomas asociados a la enfermedad se recomienda acudir a médicos especialistas. Ellos realizarán los estudios que sean necesarios. Estos síntomas pueden ser náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, cansancio crónico, abortos de repetición, infertilidad… etc. Y, en cualquier caso, se recomienda no excluir el gluten de la dieta si no padeces de celiaquía o alguno de los trastornos asociados con el gluten.

Por último, te recordamos de nuevo que la dieta sin gluten puede ser perfectamente compatible con el desarrollo del bebé.