Tierra llamando a amigo. ¡Responde, amigo!

Tierra llamando a amigo. ¡Responde, amigo!

La celiaquía no excluye a tus amigos.

Muy a menudo la gente que te rodea (amigos, compañeros de colegio, chicos y chicas a quienes ves en el parque o que practican deporte contigo) no tienen ni idea de los hábitos que tienen los que siguen una dieta sin gluten. Por eso es posible que hayas oído cosas como «Venga, coge una chuchería, ¡no te vas a morir por un poco de gluten!», y te hayas sentido incomprendido e incluso ofendido.

Los otros niños no quieren que te sientas raro ni excluirte, sino que solamente ignoran tu situación. Esto, que parece un problema, en realidad es una oportunidad que te favorece.

Intriga, informa y comparte

Article200124_Kinder Freundschaft.jpg

Si les hablas a tus amigos de la celiaquía, explicándoles qué es y cómo funciona tu cuerpo, harás algo útil por ellos y por ti. Explícales a los niños que conoces los efectos que has experimentado en ti mismo cuando desconocías la enfermedad celíaca y seguías la misma dieta que ellos. Descríbeles las náuseas, el dolor de estómago y tu malestar general. Ellos han experimentado todas esas situaciones por motivos diferentes a los tuyos y, por tanto, no será difícil para ellos entenderte.

Enseguida verás cómo se despierta su curiosidad, cómo te acribillan a preguntas y cómo te conviertes en un pequeño informante, casi un científico para ellos.

Y eso no es todo, ya que puedes hacer aun más: ofréceles alguno de tus aperitivos o dulces sin gluten y demuéstrales que no eres un extraterrestre y, además, que lo que comes está tan bueno y sabroso como lo que comen los demás.